Fue una revolución y se la tenemos que atribuir a una de las más poderosas firmas en cuanto a equipaciones deportivas se refiere: Adidas, una firma estrechísimamente ligada a la selección del país donde está radicada, es decir, Alemania.. Arrancaron el Mundial como las grandes rivales a batir, con tres copas del mundo y cuatro oros olímpicos a sus espaldas, y han ganado el juego mediático también fuera del césped.